miércoles, 25 de noviembre de 2015

Un retablo para chuparse los dedos

Como un conjunto de figurillas en serie que representan un suceso o como el pequeño escenario en que se personifica una acción con títeres son dos maneras de definir  la palabra “retablo” que ofrece el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.
El retablo
Y eso es justamente lo que hace José Rafael Lovera con Retablo gastronómico de Venezuela: poner ante los ojos de su lector una sucesión de alegorías, personajes y hechos que configuran la historia de la gastronomía de su país. 
José Rafael Lovera
En una decena de capítulos que recorren los nombres científicos y populares de los condimentos, el historiador nacido en 1939 cuenta los orígenes primigenios de las hortalizas y las frutas o anota las recetas de la repostería y los platos de antaño, así como también las fórmulas para los cocteles con ron que gustaban a los personajes prominentes de Venezuela. Así, esta publicación combina el saber enciclopédico sobre el yantar de ese país con el menudo detalle del pasado o la anécdota curiosa para contar el desarrollo de una sociedad que hoy, por fin, está orgullosa de su comida y de su cultura como antes lo estuvo de la belleza de sus mujeres o de la calidad de su petróleo.
El libro está concebido como una receta de cocina donde los ingredientes tienen vida propia. “Si el escritor concibe la obra y la plasma en un texto, el cocinero hace lo mismo mediante un recetario”, escribe el individuo de número de las academias de la historia de Venezuela, España y  Guatemala, así como de las instituciones similares en Estados Unidos, Italia y Francia: “Nuestra cocina se basa en la asociación de elementos autóctonos americanos y otros foráneos (europeos, africanos y asiáticos). 
Diez capítulos cuentan la historia gastronómica de un país
Esta diversidad de ingredientes, reflejo de una historia accidentada, se fundieron unos con otros al calor del relacionamiento de los distintos pueblos que formaron nuestra nacionalidad” escribe en el liminar que introduce los diez capítulos del Retablo. Alude allí también a la tontería tantas veces repetida en la conversación coloquial que describe como “mestiza” a la gastronomía venezolana. No solo es híbrida la mesa de ese país, así son las tradiciones culinarias de todas las naciones: ninguna cultura es “pura”, aunque haya grupos interesados en promocionar lo contrario. De hecho, Lovera señala que la misma cocina española que representó la fuente de la mesa criolla puede ubicar raíces en la cultura celta, gótica, íbera y arábiga.
Entre los datos interesantes que aporta esta investigación se encuentra la noción de que el régimen culinario tradicional de Venezuela se consolidó en el siglo XVIII, es decir: incluso antes de su proclamación como república. O la localización en el año 1861 del primer recetario escrito en ese país. Se trata de la obra de un agrónomo llamado José Antonio Díaz que nació de su preocupación por mejorar la alimentación de sus compatriotas campesinos y constituye una lección de filantropía para los políticos contemporáneos. Una sección valiosa del libro es el capítulo “Los oficiantes de cocina en tiempos históricos” que se refiere a un tema pasado por alto en la historiografía culinaria de Venezuela: los que tiene las manos en la masa, desde aquellos que fueron pioneros en el arte de los fogones durante la colonia, hasta los arquitectos del edificio que es la gastronomía moderna y variopinta de ese país.
Otro de los recursos atinados del cocinero de este libro es la invocación del poema de Andrés Bello, “La agricultura de la zona tórrida”. El primer verso de esa composición poética en silva, “¡Salve fecunda zona que al sol enamorado circunscribes…!”, resuena profundamente en las raíces cavernosas de la identidad venezolana marcada por la celebración de la herencia natural del país, a veces en detrimento del contenido humano de esa información genética que es la historia. 
Pero he allí lo verdaderamente interesante del libro escrito por el fundador de la Academia Venezolana de Gastronomía y del Centro de Estudios Gastronómicos (CEGA): que trasciende toda simpleza y reivindica la manos que se han metido en la masa de la nutrición de los venezolanos: los esclavos bilingües que echaban mano de cualquier ingrediente nacional o foráneo, los cocineros que inventaban platos para alivianar las faenas de las campañas militares o las recetas del pan nuestro de cada día que desde tiempos inmemoriales ponen sobre la mesa de nuestras infancias las amas de casa. “Siempre hubo una abuela, una madre, una tía, una empleada que con su labor cotidiana, quemándose en los fogones, preparó lo que luego sobre la mesa constituyó delicia inolvidable”, escribe Lovera en el epílogo del libro: “Esas mujeres, dotadas de hábiles manos y de una memoria gustativa que fue formándose por la experiencia, se hicieron dueñas de nuestros paladares. Muchas de ellas lograron definir lo que llamamos sazón criolla, producto de un sutil arte combinatorio”.
Como un mesa bien servida, al dato preciso y a la narración entretenida se unen la profusión iconográfica de la publicación y la diagramación refrescante de los profesionales de Artesano Group, ingredientes todos que invitan a devorar cada capítulo de este Retablo, con la seguridad de que dejará el sabroso regusto de la historia civil venezolana.

@michiroche


martes, 24 de noviembre de 2015

Alfonso Armada, el periodismo como forma de estar en el mundo

Alfonso Armada
El periodismo es un género de la literatura y quienes dudan de esto es porque consumen lo peor del oficio. Incluso, el siempre críptico jurado del Premio Nobel de Literatura asentó esta afirmación cuando proclamó hace unos meses ganadora a la autora bielorrusa Svetlana Alexiyévich, cuya obra retrata la realidad de quienes habitaban la antigua Unión Soviética.
Alfonso Armada piensa lo mismo. El periodismo que disfruta es ese que sirve de herramienta para describir el mundo e inculcar el amor por las palabras. Claro que esto es poco si se pretende que esta profesión cambie el mundo, como asegura el imperativo cósmico de ciertas películas hollywoodenses, pero es suficiente si se circunscribe a un pedazo de la enorme sociedad interconectada de individuos que en la última década ha cambiado el cielo de sus religiones por una red de nubes, que –como si fuera gran cosa– tiene una capacidad de almacenamiento que trasciende servidores locales y computadoras personales para que la gente deposite más que sus datos, sus ideas y sus pasiones. Lo de Armada es volver a la época cuando los periódicos podían considerarse las universidades de los pobres y cuando en cualquier fin de semana era fácil encontrar en estos una pieza bien escrita, precisa y descriptiva.
Diarios de la Guerra de Bosnia

Nacido en Vigo hace cincuenta y siete años, el autor fue enviado especial del diario El País a zonas en guerra como los Balcanes y África y fue corresponsal en Nueva York del diario ABC. De estas experiencias surgieron sus libros Diccionario de Nueva York (2010), Mar Atlántico. Diario de una travesía (2012) y Fracaso en Tánger (2013), así como el reciente Sarajevo: diarios de la Guerra de Bosnia (Malpaso, 2015). Aprendió su profesión al calor de los conflictos y encaminado por la obligación de se cuenten las cosas. Pero veinte años después de la guerra de Bosnia entiende que la principal misión del periodismo se limita a “dar cuenta del mundo” sin presumir de que puede cambiarlo. La gran lección fue aprender a estar, saber de mirar.
Igual que a Alexiyévich no le gusta que la llamen periodista, Armada no se siente cómodo con la etiqueta de “corresponsal de guerra”, pues asegura que lo suyo fue casual. Lamento disentir: estaba preparándose para la responsabilidad desde la adolescencia, cuando leía los libros de aventuras y de viajes escritos por Julio Verne, Emilio Salgari y hasta las historietas de Tin-Tin creadas por Hergué que tomaba de la biblioteca de sus primos. Desde esa época tiene una colección de estampitas que le hacen pensar en fragmentos de países que conoce o que le gustaría conocer. Puede que, como dice, le tocara por casualidad viajar a otros lugares y relatar sus tragedias, pero lo suyo era una afición harto macerada.

Un lugar espantoso y fascinante. Ahora que por acción del desarrollo de las redes sociales su profesión se encuentra en plena mutación, el también director del suplemento cultural del diario ABC hace un esfuerzo por ver con prudencia, pero sin evitar el reproche, la situación. Si la prensa escrita ha perdido la influencia de otrora es tan culpa de los lectores como de los dueños de medios. Los primeros se han vuelto perezosos para encontrar todos los medios y los testimonios que les hagan entender las situaciones y los segundos inculcan un fatalismo que proclama que el mundo es abrumador. “Uno piensa que debe refugiarse en lo suyo, sin querer saber nada de los demás porque todo son malas noticias. Esa manera de pensar es fruto de la pereza y de la falta de delicadeza y de hondura de los medios para contar”, explica el periodista para quien también es un asunto de finanzas la decisión de los medios tradicionales de dimitir su responsabilidad para tratar de explicar lo que pasa en el mundo.
Fracaso de Tánger
El problema es que entre los medios y sus públicos están los periodistas tratando de sacarle un sentido a todo, con la responsabilidad de ser fieles a la realidad contando los hechos en la extensión de su compleja profundidad. “Los medios difunden la idea de que vivimos en mundo incomprensible y nuestra labor es tratar de superar eso. El mundo es espantoso y fascinante. Pero en la medida en que los periodistas dimitimos de nuestra obligación de contarlo con su riqueza, ayudamos a que eche raíces la idea de que es incomprensible”, señala antes de añadir que por eso prefiere la crónica y el reportaje que permiten entender algunos fragmentos del mundo: “porque los fogonazos [en Twitter  y Facebook, así como en] los telediarios, al final, añaden confusión y le dan la sensación a la gente de que la historia es incomprensible y de que no puedes hacer nada para entenderla”.
Además de sus compromisos con el ABC, Armada es uno de los directores de un proyecto editorial digital que se promociona con el revelador lema “una revista digital para las inmensas mayorías”. Se trata de Frontera D, en donde encuentran alojamiento el periodismo narrativo, la crónica y el ensayo con el objeto de “trasladar la lucha con la propia banalidad de los medios” a esa nube que ahora está sobre la gente como una enorme espada de Damocles.


@michiroche

jueves, 12 de noviembre de 2015

Poemas para pasar de moda

¿Puede hacerse una antología para estar fuera tanto del canon como de la vanguardia?
Bueno, parece que sí. Eso fue lo que se propusieron la española Luna Miguel y los mexicanos Enrique Adrián Martínez y Jesús Carmona-Robles con un libro que reúne el trabajo de treinta y cinco jóvenes escritores que prefieren la lírica como género de expresión. Por su puesto que fue una broma cuando dijeron que iban a sacar la antología de poetas definitiva de esta generación y por eso decidieron titularla Pasarás de Moda.
Pasarás de moda 
“Buscamos que el lector nos quite cierto estigma que tenemos los jóvenes de que no hay seriedad en lo que hacemos. No hicimos una antología con autores que tuvieran el mismo tono porque no queríamos construir un canon; es heterogénea pues lo único que quisimos fue decir cómo están escribiendo hoy. No sabemos qué va a pasar con estos poemas, el tiempo lo decidirá: tal vez pasarán de moda”, explica Carmona-Robles quien accedió a hablar sobre esta empresa que acaba de publicarse este mes, aunque comenzó a fraguarse el año pasado en la FIL Guadalajara y terminó de concretarse en Madrid, coincidiendo con el Festival PoeMad, a donde llegó Carmona-Robles a presentar una muestra.
La antología pretende reunir a autores nacidos después del año 1985 y cubrir el mapa de la lírica contemporánea. Las dificultades para lograr esto último son evidentes visto que no hay autores panameños, cubanos o bolivianos, por ejemplo, y que la representación de Venezuela se limita a la presencia de Carlos Colmenares Gil y Oriette D’Angelo, cuyos textos seleccionados funcionan bien con el resto de las obras de la antología, pero que no pueden ser lo más representativo de la variopinta escena poética del país. Las representaciones más numerosas son de España, Argentina y México, cada una con cuatro autores y luego Chile y Colombia, cada una con tres. Lo interesante en el caso venezolano es que en ambos autores convocados pueden encontrarse en las metáforas del cuerpo una relación que está más allá de la nacionalidad de sus escritores.
El libro incluye las traducciones de los textos de tres escritoras cuya lengua de expresión es el inglés. Son la puertorriqueña Arvelisse Ruby, alias “Lola Pistola”, Melissa Lozada-Oliva, que nació en Boston en 1992 pero es hija de guatemaltecos y se define como artista del “spoken word” (o palabra hablada) y Robin Myers que nació en nueva York pero que desde 2011 vive en Ciudad de México. Carmona-Robles tradujo sus textos y señala que en las tres podía encontrarse una íntima relación con el español. “Los jóvenes actuales dejan de pensar en Estados Unidos, España o México y más bien prefieren pensar en América y Europa; esto lo puedes ver hasta en sus preocupaciones literarias. En los poemas de estas tres chicas el castellano es un campo semántico importantísimo”, dice antes de ofrecer como ejemplo el texto de Lozada-Oliva “Sabes decir Arroz con Pollo pero no sabes decir qué eres”: “Si me preguntas si mi español es fluido te diré que mi español es un rompecabezas olvidado bajo la lluvia. Muy mojado como para hacer que sus partes embonen y entonces sea igual a la foto de la caja.”
Para el antólogo la soledad, el hastío y la búsqueda de la belleza en el medio del caos son los tres motivos que le compilador reconoce en la antología. “Quiero pensar que en la búsqueda de la belleza hay una suerte de ética que reflexiona a partir de la idea de que si ahora el mundo se está cayendo a pedazos es porque hemos perdido la concepción d leo bello”.
Yo añadiría a esa lista la obsesión por la omnipresencia de las redes sociales y de Internet. Para muestra dos autores: Puede percibirse en las muestra de la argentina Malén Denis con títulos como “Te Google para sentirte cerca” o “Estoy triste porque me siento despreciada por Internet”. Y también en las del colombiano “llevo 2 horas hablando en Skype con Rut” o “Tuits que nuca envié”.
A pesar de que en toda la antología hay una intención de heterogeneidad que escapa a cualquier intento de unidad, pienso que Pasarás de moda debería leerse como una panorámica de voces interesantes, la mayoría influenciadas por la perfomances poéticos o slams que se desarrollan por todas partes y que pueden verse en YouTube en cualquier momento. No creo que este sea el retrato de una generación, aunque acepto que lograr ese aire de familia al que se refería Carlos Monsiváis es imposible en esta época cuando por acción de las redes sociales es cada vez más difícil separar el trigo de la paja. La angustia de la falta de certezas quizás sea la única unidad posible.

@michiroche


viernes, 6 de noviembre de 2015

La luz habita en el Litoral central

Armando Reverón se dejaba dibujar por el sol; pasaba horas batallando con la luz en Macuto hasta que su piel se tostaba. Llegó a decir que esta lo cegaba, enloquecía y atormentaba, pero algunas veces lograba domarla y convertirla en su alidada para así crear sus pinturas. Juan Luis Landaeta busca seguir a través de los 39 poemas que conforman su obra Litoral central, esa misma luz que encandiló a Reverón.
El autor nacido en Caracas en 1988 es abogado, músico y poeta. Actualmente vive en New York y trabaja como editor asociado de la revista digital ViceVersa. En el 2009 obtuvo una mención especial en el III Premio Nacional Universitario de Literatura “Alfredo Armas Alfonso” por el libro Destino del Viento y una mención especial en el I Premio Nacional de Poesía Eugenio Montejo por su obra La conocida herencia de las formas, en el 2011. Litoral central es su primer libro publicado, que lleva Sudaquia Editores, sello de literatura en castellano radicado en Nueva York.


Litoral central
Al inicio de la obra, Landaeta nos posa frente al sol y nos recuerda que somos los mismos seres de tierra que heredamos de los humanos primigenios la alabanza al poder del astro para dar vida, luz y calor, como si se tratase del propio Ra, Inti o Tonatiuh: Un sol alza lo que revela, ante nosotros crece / su figura. De todo lo que ha amanecido, hay / un día que es nuestro. Imposible evadirlo”. Eso mismo nos enseña a un pintor y su lienzo: “Somos en la luz su paisaje blanco”, esto recuerda un fragmento de “La Luz de los espacios cálidos” donde Eugenio Montejo señalaba en ese genial ensayo que esta era la enceguecida angustia que lo que lo llevaba a pintar con blanco.

Y, de pronto, el poeta se atreve a dibujar un retrato de Reverón con palabras que guardan sonido de trueno: “El pintor / llama sol / al instante que él perfila // sordo / al horizonte / se entrega // recibe el meridiano /y la sombra de las hojas / se parece / a su pecho tendido”.
Al continuar la lectura sigue la claridad, a veces proyectándose en forma de pájaro o en orden y verde como los versos que construyen “El día”: “planta su luz / y es silvestre color / al aire muestra / suelta / sus hojas el jardín”, advirtiendo la cercanía de la oscuridad que oculta todo rostro, árbol y ser.
El autor anuncia que el pintor tiene “Su mirada fugaz”, todo por el encantamiento que disfruta, pero que a su vez es su mal, demonio y enfermedad: “invita al cuadro / que el dibujo alcanza / y nunca termina // el aire en la abierta / expansión / de las luces”.
Para luego fijar con esmero todos sus sentidos en el mar desafiante que golpea ola tras ola frente a un Castillete apartado de todo ruido y olor a ciudad, y al hombre que desafía con extraños rituales al calor y a los rayos que le mienten: “ese horizonte nítido en tus ojos / es un litoral / en la costa renueva su contraste / fijo en las retinas / explosión de su silencio / retoma el dibujo”.
En Litoral central además del sol como protagonista, también predomina el pájaro como imagen que concentra  la libertad, el aire, la luz, la locura y la angustia. El primer motivo aparece en poemas como, “La tarde”: “El sol / inflama / el horizonte / alza / su voz / en el valle / ave de la suspensión / alto cae / sobre su sombra / y en picada vuelve a trepar / desde su sed / al día”. El segundo tema se se aprecia en las líneas de “Ave que ofrece”: “al pájaro como a ti / los alumbra / deja / solos / la estrella que fuera”. O en los versos de “Sácate los pájaros del cuerpo” que muestran los animales que escuchaba Reverón o que sentía caminar muchas veces en su estómago: “dime acaso cómo una gaviota / te llevará / a donde el árbol cruje / y es así en tus ojos // olvida el nombre del cielo”.
Landaeta ha logrado componer un libro con poemas de luz, no solo porque nombre los rayos, el sol o la calidez sino porque hasta faltando estas palabras el lector puede sentir por medio de los versos al Litoral, con su  bochorno, Caribe y sed.

Diosce Martínez
@dioscemartinez

@poesiavene

jueves, 5 de noviembre de 2015

Mujeres que encaran golpes



Nadie es un candidato tan popular para un agravio como una víctima. Y si las mujeres continúan sufriréndolos es porque la violencia que las esclaviza en la intimidad no encuentra herramientas para enunciarse públicamente. El silencio pronuncia la palabra “sacrificio”. En Venezuela, por desgracia, a tan terrible problema debe añadírsele la espiral de violencia que en las útimas dos décaas y media ha convertido a las urbes del país en los lugares más peligrosos del mundo.

Foto: Gabriela Mesones Rojo
Por estas razones y otras que usted abe muy bien ¡Basta! Cien mujeres contra la violencia de género no solo es un libro deseable sino necesario. Compilado por Violeta Rojo, Virginia Riquelme y Kira Kariakin, la publicación de Fundavag Ediciones reúne voces de mujeres en torno a la violencia de género: recopila una centena de textos breves escritos por poetas, periodistas, narradoras y ensayistas, así como también de mujeres de todas las profesiones. La idea era contar las historias que, aunque están a la vista de todos, apenas cubiertas por la dictadura de lo apropiado, no encuentran eco en la superficie de la sociedad. “No deja de ser un tema embrazoso, vergonzoso. Muchas veces nos cuesta admitir que sabemos de una amiga golpeada por su pareja, o de un niño acosado or sus compañeros de estudio por alguna obvia tendencia de género”, se lee en el prólogo que firman las compiladoras.

Al pie de la letra 
Quiero vivir atrapada en tus besos.
Él sonrió.
Acercó su boca.
Abrió los labios.
Foto: Gabriela Mesones Rojo

Y accionó el cepo.

Lena Yau 

Pero Kariakin, Riquelme y Rojo no se limitan solo a proponer la alquimia de la palabra escrita para visibilizar el problema de la violencia contra las mujeres, el libro es una excusa para discutirlo. Es decir, ¡Basta! comprende también una estrategia para visibilizar lo que está mal y también para aportar soluciones. Por ello, las presentaciones de esta publicación editada por Funsavag han servido como auténticos foros para entender las múltiples vertientes de este problema. Uno fue en la Librería El Buscón de Caracas se organizaron charlas con el profesor y psicólogo social Leoncio Barrios. Otro, contó con la participación del poeta Alberto Hernández y fue en Valencia, con motivo de la décimo sexta edición de la Feria Internacional del Libro de la Universidad de Carabobo (Filuc). En la librería Lugar Común se presentó el libro de formato pequeño con las poetas Eleonora Requena y Carmen Verde.
Foto: Gabriela Mesones Rojo
La publicación se originó a partir de un precedente en 2011: Pía Barros y Gabriela Aguilera, Patricia Hidalgo, Susana Sánchez, Silvia Guajardo y Ana Crivelli, escritoras chilenas y miembros del comité editorial de Asterión Ediciones, publicaron ese año el primero de los libros: Basta. Cien mujeres contra la violencia de género, a los que se agregaron posteriormente 150 mujeres contra la violencia de género, Cien hombres contra la violencia de género y Cien cuentos contra el abuso infantil.
A partir de ese momento, y siempre incentivadas por el grupo de las Asterionas, se publicaron las ediciones de Argentina, Bolivia, Colombia, México, Perú y Venezuela y se preparan en otros países de América Latina.
Las compiladoras venezonalas son escritoras que trabajan diversos ámbitos de la literatura. Son experimntadas editoras Kira Kariakin y Viriginia Riquelme; la primera es también poeta y, la segunda, periodista y gestora cultural. Rojo es académica y especialista en microcuentos.

@michiroche

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Hustvedt, la memoria como ensayo

Intentaré explicar las varias dimensiones que tiene la idea de ‘espacio intermedio’ en el pensamiento de Siri Hustvedt. Una: es el territorio del conocimiento que podría desarrollarse si las especialidades (las islas disciplinarias, como las llama) se aproximaran unas a otras: del intercambio deberían surgir nuevas comprensiones de lo humano. Otra: es el punto donde memoria e imaginación coinciden: de allí provendrían los recuerdos pero también la ficción. Otra: es el lugar de la transferencia que tiene lugar en la práctica del sicoanálisis: en su seno se genera el camino hacia la salud y al reconocimiento de la realidad. Otra: Intermedia es la función por la cual la lengua hace posible organizar y darle forma a los recuerdos (lo cual nos sugiere que el género de la autobiografía tiene una esencia imaginada, lo cual no significa que sea falsa). Otro: Intermedio es la voluntad de lo interdisciplinario. O, por ejemplo, el enunciado de un filósofo como Maurice Merlau-Ponty, y del pediatra y siquiatra Donald Winnicott, que han formulado, desde sus respectivos métodos, que la mirada tiene una condición corpórea.
Vivir, pensar, mirar
Las tres secciones en las que están organizados los ensayos que conforman Vivir, pensar, mirar (Editorial Anagrama, 2013) podrían resultar engañosas: en cada texto, sea para reflexionar sobre la experiencia cognitiva, para indagar en la relación de las hijas con los padres, para volver al debate sobre autenticidad y realismo en la literatura o para hablar de Goya y luego adentrarse en la significación de mirar una obra de arte, Hustvedt actúa con todas sus herramientas: sus dotes para la crítica literaria, su pasión por las artes, su interés por la neurociencia y el funcionamiento de la mente, su volver una y otra vez a la cuestión de cómo funciona la percepción: “Emoción, memoria, imaginación, relato: todos vitales para nuestros paisajes mentales subjetivos, fundamentales para la literatura y el psicoanálisis y, mucho más recientemente, un tema clave para la neurociencia”.
Este modo de andar del pensamiento es, por sí mismo, una declaración contra los compartimentos, la hiperfocalización y los llamados ‘objetos parciales’. Hustvedt opera en sentido contrario a la fragmentación intelectual. Algunos de los ensayos reunidos aquí, como Variaciones sobre el deseo, uno sobre la migraña (“Mi extraña cabeza”), el titulado “La verdadera historia” (que ahonda en la cuestión de la memoria como fundamento de la ficción), o el dedicado a la fotografía (“Fotos antiguas”) son simplemente memorables, por las múltiples perspectivas y variaciones con que la autora explora los objetos de su reflexión. Hustvedt: el reto de pensar desde el espacio intermedio, desde el reconocimiento de la complejidad humana.

Nelson Rivera
@nelsonriverap


Título Original: Libros: Siri Hustvedt

La primera versión de este artículo se publicó en http://www.el-nacional.com/autores/nelson_rivera/